CAJAMADRID, LA BATALLA LLEGA A LOS TRIBUNALES



Alberto Ruiz Gallardón ha decidido recurrir a los tribunales para denunciar los cambios que el Gobierno de Esperanza Aguirre quiere aplicar en Cajamadrid. Dichos cambios reducirían enormemente la representación del Ayuntamiento en la caja. Según el vicealcalde no hay ningún enfado con la Comunidad, sino una decidida defensa de los intereses de los madrileños.

Ya había advertido antes, y al final lo ha hecho. Gallardón ha llevado a los tribunales la batalla por el control de Caja Madrid. Aguirre ha introducido cambios en la caja sobre cómo elegir al próximo presidente y quién va a tener derecho a votar. El ayuntamiento considera que esas modificaciones son lesivas para los madrileños (los de la capital sólo).

¿Por qué? Según el consistorio, de aplicarse lo que ha aprobado la Comunidad de Madrid, los representantes del Ayuntamiento en la Asamblea de la caja (que es como la junta de accionistas de un banco), pasarían de los 70 actuales a sólo 24. Gallardón perdería 46 votos. La Asamblea sirve para, entre otras cosas, votar quién es el presidente de la caja.

¿Cómo se determinan esos representantes? Según el Ayuntamiento, la ley de Cajas dice que se tenga en cuenta el número de depósitos para repartir los votos. Quien tenga más depósitos, tiene más votos. La ciudad de Madrid dice tener el 45% del total. Es decir, casi la mitad de los clientes de CajaMadrid viven en la capital. Es lógico que su Ayuntamiento tenga más representantes que el de Móstoles, por ejemplo.

Pero Aguirre ha puesto un tope en el número de representantes, con lo que el Ayuntamiento de Madrid no podría pasar de los 24. El consistorio dice que eso va en contra de la ley de cajas porque no se respeta la proporcionalidad de quien tiene más presencia y más peso en la caja.

El próximo día 23 la Asamblea está convocada para votar precisamente si acepta o no estos cambios de Esperanza Aguirre. Es previsible que gane el «no» porque Gallardón y Blesa (el actual presidente)tienen mayoría en la actual Asamblea. Sin embargo, aunque ganara el «no», Aguirre siempre podría terminar imponiendo su criterio.

Gallardón tiene más peso en la caja, pero Esperanza tiene el poder de dictar las reglas del partido. Ahora, la decisión final queda en manos de un juez.

Para capitulos anteriores ver CajaMadrid cede a las presiones de Aguirre y el culebrón de CajaMadrid.

Bancos

Etiquetas:




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *