DEFLACIÓN: TODA LA VIDA ESPERÁNDOTE Y RESULTA QUE NO ERES BUENA



low-cost3Los precios suben el doble de lo previsto. La inflación en máximos de los últimos años. El IPC se dispara. Toda la vida leyendo titulares así, viendo cómo se encarece la vida, cómo sube todo y nada baja y ahora que por fin los precios han dejado de subir tanto resulta que eso tampoco es bueno. ¿Ni inflación ni deflación? ¿En qué quedamos?

Como todo en la vida, la virtud está en el término medio. Ni es bueno que los precios suban mucho, ni tampoco que bajen. De momento en España no están bajando: están subiendo, pero cada vez menos. Sin embargo todo el mundo habla de deflación. La deflación llegará cuando el IPC sea negativo. Y eso todavía no ha ocurrido pero muchos lo esperan.

El pasado mes de enero los precios sólo subieron un 0,8% respecto a enero de 2008. ¡Es la tasa más baja desde 1969! Pero, ¿por qué no estamos contentos? Porque muchos temen que esa variación de precios puede ser negativa dentro de unos meses. ¿Y qué? ¿No nos vendría fenomenal comprar más barato con la crisis que tenemos encima?

Imaginate que tienes una empresa: fabricas farolas. Y tus farolas, de un mes para otro, ya no valen 100. Valen 90. El precio ha caído. Desde luego, hasta que no vendas todas las farolas que tienes en el almacén no fabricas más. Por ese precio… Si fabricas menos, no necesitas a tanta gente en el taller. Habrá que despedir a unos cuantos. ¡La culpa es de la deflación!

Imagínate ahora que eres un comprador de farolas. «Ostras, el precio ha caído de 100 a 90 en un mes. Creo que voy a esperar a ver qué pasa porque el mes que viene es posible que las pueda comprar a 80.» Tú no compras, el farolero no vende ni por 90, y tiene efectivamente que bajar a 80 para vender alguna. Despide a más gente. Y los que pueden comprar farolas, porque no están en el paro, posponen sus compras ante la caída de precios. No se consume, no se gasta, no se fabrica. La economía se hunde.

Imagínate ahora que encima estás hipotecado. Tu casa la compraste por 100.000 euros (ójala). Pero ahora tu banco, el tasador o el mercado no paga más de 80.000 euros por ella. Sin embargo tú seguirás pagando por 100.000 más intereses hasta el último céntimo.

¿Ves ahora por qué la deflación es igual o peor que la inflación? Peor, dicen algunos, porque una vez dentro es mucho más difícil de salir. Que se lo digan a los japoneses. Ya he perdido la cuenta de cuántos años se tiraron con deflación. Y los tipos de interés a cero para animar a la gente a gastar. Y nada. ¿Para qué comprar si mañana puede que sea más barato?

Macroeconomía

Etiquetas:




7 comentarios en “DEFLACIÓN: TODA LA VIDA ESPERÁNDOTE Y RESULTA QUE NO ERES BUENA

  1. Hay una cosa que no entiendo: uno puede esperarse a ver si las televisiones o los ordenadores bajan de precio, incluso un coche, pero si uno (un Ayuntamiento, por ejemplo) necesita farolas, pues las tendrá que comprar… ¿No? ¿Realmente no puede servir a veces la deflación, en determinados artículos, para que aumente su consumo??

  2. Evilla: existen bienes de primera necesidad que se comprarán siempre. Las farolas, como las televisiones, las cámaras de fotos, las máquinas para una fábrica, etc. son prescindibles. Un ayuntamiento puede prescindir de las farolas durante un tiempo y esperar a ver si caen más.

    Ali: ¡que ilusión! ¡Gracias!

    Rocainómano: Sí, podría darse ese caso.

    Anónimo: Si ciertas cosas no se someten al mercado, ¿quién fija su precio? ¿Te fiarías de alguien que dijera «esto vale x porque yo lo digo» y no hubiera otro precio al que poder comprar ese bien o servicio?

  3. Vaya, pensaba comprar un par de farolas, pero esperaré a ver si siguen bajando, jejejeje.

    Siempre había pensado que era mejor que los precios bajaran a que subieran, pero la verdad es que bien explicado parece que no es tan buena idea.

    Rocainómano: los bienes de primera necesidad hace tiempo que son susceptibles de especulación. Se especula con el petróleo, con los cereales… con todo.

Responder a Ali Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *